Sistema de puntuación. El poder de la simbología.

En Trad&Go queremos enseñaros la importancia de los signos de puntuación al realizar un escrito, que a su vez tiene mucha importancia al traducir un texto a otro idioma.

 

¿Qué pasaría si no tuviéramos un sistema de puntuación en los textos escritos?

De no existir un sistema de puntuación en la escritura, al leer un escrito en voz alta, nos quedaríamos sin aire; al no tener pausas entre el final de una frase y el comienzo de otra. Tampoco sabríamos cuándo termina de contar algo y empieza a explicar otra cosa. 

La puntuación son marcas gráficas que nos permiten organizar un texto. Esto nos va a ayudar a dar sentido a lo que leemos; facilitar su comprensión, evitar posibles ambigüedades que, sin su empleo, podrían ocasionar interpretaciones diferentes.

A la hora de dar un discurso, todos estos signos de puntuación nos ayudarían a no ahogarnos al hablar y que los oyentes entiendan lo que les estamos contando.

En esta publicación veréis los distintos signos de puntuación que existen y para qué sirven.

Signos de puntuación

 

El punto

El punto (.) nos indica la pausa que se produce al final de un enunciado. Después de punto siempre se escribirá con mayúscula, salvo en el caso de que aparezca al término de una abreviatura. Hay tres tipos de puntos: el punto y seguido, punto y aparte y el punto final.

El punto y seguido: se emplea para separar los distintos enunciados que forman un párrafo. Después de un punto y seguido se continúa escribiendo en la misma línea. 

El punto y aparte: sirve para separar párrafos distintos. Tras el punto y aparte, la escritura debe de continuar en la línea siguiente, con mayúscula inicial. 

El punto y final: es el punto que cierra un texto.

La coma

La coma (,) sirve para dar una pausa breve dentro de un enunciado.

  • Se emplea para separar componentes de la oración o sintagmas, salvo que esté precedido por alguna conjugación como y, e, o, u. Por ejemplo: “Hay que comprar, cebollas, ajos, tomates y pimientos”.
  • Se usa para encerrar incisos o aclaraciones y para señalar omisiones. Por ejemplo: “Si vienes, te esperamos; si no, nos vamos”.
  • En un número con decimales, separa la parte entera de la parte decimal. Por ejemplo: 3,5 km.
  • Para separar conectores o para usar antes de las conjunciones “pero”, “aunque”, “no obstante”, “entre otras”.

 

Los dos puntos

Los dos puntos (:) representan una pausa mayor que la coma, pero menor que la del punto. Se usa en los siguientes casos:

  • Antes de una cita textual y como una llamada de atención. Por ejemplo: “Dice el refrán: quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija”.
  • Para enunciar una enumeración. Por ejemplo: “Los componentes del equipo son: Juan, Antonio y Miguel”.
  • Tras las fórmulas de cortesía que encabezan las cartas y documentos. Por ejemplo: «Estimado cliente: estamos al tanto de su reclamación».
  • Entre oraciones relacionadas sin nexo cuando se expresa una relación de causa y efecto o una conclusión. Por ejemplo: “Consiguió un buen trabajo y una buena casa: todo por estudiar”.

 

El punto y coma

El punto y coma (;) representa una pausa mayor que la coma, pero menor que la del punto y seguido. Se usa para completar el sentido de lo dicho con anterioridad dentro de una misma frase. Por ejemplo:

 “Cada grupo irá por un lado diferente: el primero, por la izquierda; el segundo, por la derecha; el tercero, de frente”.

 “Era necesario que el hospital permaneciese abierto toda la noche; hubo que establecer turnos”.

“Los jugadores se entrenaron intensamente durante todo el mes; sin embargo, los resultados no fueron los que el entrenador esperaba”.

 

Los puntos suspensivos

Los puntos suspensivos (…) están formados por tres puntos consecutivos y sin espacio entre ellos. Se utilizan en las siguientes formas:

  • Al final de las enumeraciones abiertas, teniendo el mismo valor que el etcétera. Por ejemplo: “1, 2, 3, …”.
  • Cuando se deja una expresión incompleta o en suspenso. Por ejemplo: “cuando el río suena…”.
  • Para expresar dudas, temor o vacilación.

Signos de interrogación y de admiración

Los signos de interrogación siempre se ponen en las oraciones interrogativas directas al principio y al final de la oración. Por ejemplo: “¿Dónde estás?”.

Los signos de admiración o exclamación (¡!) son usados en los enunciados que expresan un sentimiento o emoción intensa. Por ejemplo: “¡qué horrible!”, “¡Vete de allí!”. 

También, en las interjecciones. Por ejemplo: “¡ay!”, “¡oh!”.

 

Estos son los signos de puntuación y en Trad&Go, expertos en traducciones, queríamos mostraros el poder de la simbología al utilizarla a la hora de realizar un escrito y a respetarla cuando se traduzca un texto a otro idioma, ya que en cualquier idioma hay que darle la importancia que tiene. !Contacta con nosotros!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *