Diferencias entre traducción jurídica y traducción jurada

El mundo de la traducción es muy complejo, existen multitud de tipos y servicios de traducción. Dos de los términos que más confusión ofrecen, por sus “aparentemente” similitudes, son las traducciones jurídica y jurada. No son lo mismo y como agencia de tracción profesional especializada en este sector, vamos a sacarte de dudas.

Muchas veces, se confunden los términos de traducción jurídica y traducción jurada.Debido al parecido que tienen los nombres, posiblemente lo asociemos con que se trata de “asuntos de legales” y ya está.

No obstante, no son lo mismo, no se usan para lo mismo y no tienen el mismo uso. Presta atención para saber qué traducción tienes que pedir en cada caso. ¡Lo vemos a continuación!

Traducción jurídica

Se produce dentro de un contexto jurídico, legal. Es decir, traducir documentos del ámbito legislativo, ya sean públicos o privados. Pueden recoger muchas variedades de textos, como contratos mercantiles, traducciones de leyes, querellas, citaciones, entre otros.

Son los textos legales que se dan entre Administración Pública y ciudadanos o entre ciudadanos.

Traducción jurada

La traducción jurada, por su parte, es un documento oficial que certifica que los textos, tanto de origen como el traducido, contienen exactamente lo mismo.

La traducción jurada no tienen rango de acción, esto es, puede realizarse ante cualquier ámbito. Se aplica cuando existe la necesidad de presentar un documento con todos sus efectos legales ante un organismo oficial.

El traductor que la realice debe estar acreditado por el Estado, esto es, que haya pasado los exámenes y tenga el título de Traductor-Intérprete Jurado otorgado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.

Además, este tipo de traducción siempre debe llevar el sello y la firma del traductor jurado que la ha realizado, que atestigua que el documento original y el traducido contienen exactamente la misma información.

Similitudes y diferencias

En definitiva, una traducción jurídica es una traducción de un texto legal. Una traducción jurada es un tipo de traducción en la cual, el traductor da fe de que todo el contenido se corresponde con el original.

¡Y puede darse el caso de que un traductor jurado necesite traducir un texto legislativo! Este sería el caso en el que coinciden ambas y nuestra agencia de traducción en Sevilla te asesoraría en todo momento de lo que tienes que hacer.

¿Cuándo necesitaré una traducción jurada?

Hay una inmensa variedad de ámbitos en los que se puede solicitar una traducción jurada: contratos de compra-venta, homologación de títulos académicos, documentos penales, etc. .

Es por esto, por su rango de acción tan amplio, que lo más conveniente es que la realice un traductor jurado hacia su lengua nativa, pues conoce bien los entresijos de su idioma y, además, que tenga conocimientos sobre el sector que se está traduciendo. Pues, debido a su carácter oficial, un simple error, o fallo en la traducción, puede conllevar penas y acciones legales contra el traductor.

Por tanto, antes de solicitar una traducción, lo mejor es saber bien qué es lo que necesitas. En Trad&Go, tu empresa de traducción en Sevilla, somos especialistas en traducciones jurídicas y juradas, por eso contamos con los mejores expertos, nativos y multidisciplinares, para que cualquier trabajo que realicen sea llevado a cabo por las mejores manos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *